Sunday, 27 August 2017

World's End Nurseries

Click to enlarge
Me gusta caminar por la ciudad, sin mucho rumbo.

Así descubro rincones que confirman que Londres es de dimensiones humanas, con lugares donde detenerse y departir.

No lejos se encuentra World’s End Nurseries, una empresa familiar establecida hace casi cincuenta años. Es un lugar muy fotogénico, repleto de detalles que llaman la atención.

Es un vivero pequeño, modesto, pero con mucho carácter. Si les cuento que, al final de mi visita, dos flamingos desgarbados dirigieron mi atención hacia un techo transparente, que filtra la luz como un vitraux rudimentario - me dirían que estoy soñando.

Así me pareció.

Prueba que hay magia en lo cotidiano. Es cuestión de aprender a mirar.

Les dejo imágenes de World’s End Nurseries.