Saturday, 29 May 2021

La luna y la rosa, Miguel de Unamuno




La luna y la rosa 

En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía -sedienta boca-
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda…

Toda cabellos tranquilos,
la Luna, tranquila y sola,
acariciaba a la Tierra
con sus cabellos de rosa
silvestre, blanca, escondida…
La Tierra, desde sus rocas,
exhalaba sus entrañas
fundidas de amor, su aroma …

Superluna de flores

Entre las zarzas, su nido,
era otra luna la rosa,
toda cabellos cuajados
en la cuna, su corola;
las cabelleras mejidas
de la Luna y de la rosa
y en el crisol de la noche
fundidas en una sola…

En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
mientras la rosa se daba
a la Luna, quieta y sola.


Sunday, 23 May 2021

Senderos del bosque

Click to enlarge
Me considero una persona afortunada.

Al final de mi calle está el bosque – unos 5/10 minutos caminando. Me encanta salir a explorar las calles del pueblo - angostos caminos rurales, la verdad - y entrar en ese universo verde, donde el único sonido es el cantar de los pájaros.

Fui a ver la floración del ajo silvestre - Allium ursinum, que está en su punto culminante. El piso del bosque es un mantón blanco; el aroma del ajo muy intenso.

Pensaba en el estado de estos bosques que son prístinos, sin cambio o daño aparente, a pesar de ser muy popular con visitantes y excursionistas.

Las personas transitan, principalmente, por caminos que están definidos en mapas y guías detalladas de la localidad. En estos senderos oficiales los caminantes tienen prioridad, e incluso el derecho a cruzar los cercos para transitar por terrenos privados. Los accesos están claramente indicados en portones y puertas de entrada a los campos.  

La razón es que estas vías son más antiguas que la demarcación de los terrenos de las granjas actuales - el proceso de apropiación de las tierras comunes (Enclosure) comienza a partir del Siglo XII. Muchos de los accesos permitidos corresponden a los ‘senderos de misa’ que, antiguamente, conducían a la iglesia local y ‘senderos de los muertos’, que llevaban al cementerio.

En este país, la historia está en cada lugar y regula la vida de todos y cada uno. Así de simple.

Les dejo imágenes de mi paseo dominical, los ajos silvestres y mi calle camino al bosque.

































Permitida la entrada

Centaurea montana












Meconopsis cambrica