Sunday, 4 December 2022

En busca del otoño que no fue

Click to enlarge
Este ha sido el otoño que no fue.

El cambio de estación no aparece, solo esta semana una apreciable baja de temperatura - que en Noviembre se mantuvo 2.2C por sobre la normal. Plantas como salvias, fuchsias y algunas rosas, todavía florecen, mientras que varios árboles continúan plenos.

Los colores marrón, rojo y amarillo dominantes en esta época parecen menos enfáticos que en otros años. He buscado por todos lados, en mi pueblo y caminos rurales, en jardines y parques e incluso, en los cementerios locales. El otoño, en el sentido tradicional, brilla por su ausencia.

Parece que pasamos directo al invierno. Sin embargo, debo precisar que muchas plantas perdieron las hojas anticipadamente, en Julio y Agosto, como respuesta a una grave sequía - declarada en diez regiones de Inglaterra. Me parece que no se trataría de ausencia de otoño, sino de un cambio de estación mucho más paulatino y por lo mismo, menos visible. 

Les dejo imágenes de este otoño discreto, incluyendo una visita a Tyntesfield House cerca de Bristol.
























Tyntesfield House



















Sunday, 13 November 2022

Oda a la cebolla, Pablo Neruda


Cebolla,

luminosa redoma,

pétalo a pétalo

se formó tu hermosura,

escamas de cristal te acrecentaron

y en el secreto de la tierra oscura

se redondeó tu vientre de rocío.

Bajo la tierra

fue el milagro

y cuando apareció

tu torpe tallo verde,
y nacieron

tus hojas como espadas en el huerto,

la tierra acumuló su poderío

mostrando tu desnuda transparencia,

y como en Afrodita el mar remoto

duplicó la magnolia

levantando sus senos,

la tierra

así te hizo,

cebolla,

clara como un planeta,

y destinada

a relucir,

constelación constante,

redonda rosa de agua,

sobre

la mesa

de las pobres gentes.




Generosa

deshaces

tu globo de frescura

en la consumación

ferviente de la olla,

y el jirón de cristal

al calor encendido del aceite

se transforma en rizada pluma de oro.


También recordaré cómo fecunda

tu influencia el amor de la ensalada,

y parece que el cielo contribuye

dándole fina forma de granizo

a celebrar tu claridad picada

sobre los hemisferios del tomate.

Pero al alcance

de las manos del pueblo,

regada con aceite,

espolvoreada

con un poco de sal,

matas el hambre

del jornalero en el duro camino.



Estrella de los pobres,

hada madrina

envuelta

en delicado

papel, sales del suelo,

eterna, intacta, pura

como semilla de astro,

y al cortarte

el cuchillo en la cocina

sube la única lágrima

sin pena.


Nos hiciste llorar sin afligirnos.

Yo cuanto existe celebré, cebolla,

pero para mí eres

más hermosa que un ave

de plumas cegadoras,

eres para mis ojos

globo celeste, copa de platino,

baile inmóvil

de anémona nevada

y vive la fragancia de la tierra

en tu naturaleza cristalina.