Sunday, 20 December 2020

Un año nuevo, por favor

Click to enlarge
Continúa mi aclimatación al ámbito rural.

Es una vida distinta, algunos cambios son obvios: el ritmo de actividad se desacelera; el acceso a espacios abiertos es fácil e inmediato.

Impresiona la hospitalidad local que es cálida y genuina.

Me llama la atención que la única señal de tráfico del pueblo indica un ‘cruce de patos’. Es ejemplar ver a los conductores reducir la velocidad observandoescrupulosamente, la señal.

Otros cambios son más personales, mi predilección por ‘pajarear’ se llena de nuevos protagonistas - el martín pescador en la laguna local y un pájaro carpintero verde, Picus viridis, que aparece a festinarse en los nidos de hormigas.

Algunos se transforman, en mi imaginación, en personajes de narrativa: un topo laborioso, que perfora el jardín por las noches - una experiencia nueva para un jardinero chileno - y el gato curioso de mis vecinos.

Mucho que reconocer y disfrutar.

Pero este ha sido un año difícil. Es una minoración decirlo así y, como muchos, espero con impaciencia dar vuelta la página. Ya lo decía Don Inodoro Pereyra: “Si este año no se va… lo echamos”.

Mi esperanza es que 2021 sea un poco más vivible, con una reducción de la amenaza de COVID y que Brexit nos pille confesados. Amén.

Les dejo imágenes de mi vida rural, con mis mejores deseos para estas fiestas y Año Nuevo.


Cruce de patos



un topo revoltoso


el vecino curioso



Sol de invierno


















madrugada

























Navidad 2020