Soldadito, Tropaeolum tricolor

Sunday, 15 December 2013

Plantas nativas de Chile: Pehuén (Araucaria araucana)

Click to enlarge
El Pehuén  (Araucaria araucana) es nativo de la Cordillera de Los Andes en Chile y Argentina.

Este árbol crece naturalmente en nuestro país, desde la Región del Biobío hasta La Araucanía. El Pehuén se encuentra protegido legalmente como ‘Patrimonio Nacional de Chile.’

Cuenta la leyenda que hace muchos años, la gente de la tierra sufría un invierno muy crudo. Las cosechas y recolecciones habituales habían desaparecido, y la hambruna amenazaba su supervivencia.

Nguenechén, el protector de la nación Mapuche, no los abandonó y les enseñó a utilizar el fruto del Pehuén, piñones, para alimentarse y sobrevivir. En agradecimiento algunos adoptaron el nombre: Pehuenche, gente del Pehuén.

Desde entonces los Mapuches oran, con una rama o fruto de Pehuén, rogando a Nguenechén:

"A ti te debemos nuestra vida y te rogamos a ti, el grande, a ti nuestro padre, que no dejes morir a los pehuenes. Deben propagarse como se propagan nuestros descendientes, cuya vida te pertenece, como te pertenecen los árboles sagrados".










 










El Pehuén fue introducido en los jardines señoriales ingleses en la primera mitad del siglo diecinueve. Los ejemplares más antiguos en Inglaterra tienen 169 años y fueron plantados en Bicton Park Botanical Gardens, Devon, en 1844.

Pehuen en Bicton Park, Devon
Unos cuarenta años más tarde (1884-85), Marianne North visitó Chile. Sus pinturas constituyen una de las colecciones más importantes de arte botánico en la actualidad, e incluye un número de cuadros sobre flora chilena. La Galería Marianne North se encuentra abierta al público en Kew Gardens.

Marianne North Gallery

Seven Snowy Peaks seen from the Araucaria Forest
Pero el legado de Marianne North no termina allí. Fue ella, la que introdujo el dicho ‘Monkey Puzzle’ para describir al Pehuén. Este término desafortunado se ha transformado en el nombre común de la Araucaria araucana, en el mundo  de habla inglesa.

'De hombres (en este caso, de mujer...) es equivocarse, de locos es persistir en el error'. Me comprometo a corregir el uso de este nombre común, en cada ocasión que se presente.

El Pehuén se llama pehuén, así lo quiso Nguenechén.

3 comments:

  1. Un post realmente interesante. Te felicito. Y, por supuesto, me uno a la causa: en cada ocasión que se presente, dejaré constancia del auténtico nombre de ese espectacular árbol. Pehuén es su nombre, y así lo llamaremos. ¡Un saludo! y gracias por compartirlo.

    ReplyDelete
  2. Enhorabuena. Una entrada muyu muy interesante y una historia muy peculiar. El árbol es magnífico, y las fotografías utilizadas también. La leyenda es curiosa: uno nunca sabe lo que va a aprender cuando sale de la cama y pone los pies en el suelo. Salgo de este blog con algo aprendido. Iremos entrando de tanto en tanto.

    Saludos cordiales de www.cespedvallirana.com

    ReplyDelete
  3. Un reportaje estupendo y unas fotos de muy buena calidad.

    Felicitaciones!!

    ReplyDelete