Sunday, 9 March 2014

Crónica de una muerte anunciada


(Image: http://www.growingontheedge.net/)

La palma chilena en Kew Gardens ya no existe más.

Esta Jubeaea chilensis adornaba el invernadero Temperate House desde 1846.


Ya había expresado mi preocupación por la palmera, sabedor que existía un dilema entre su crecimiento (capaz de alcanzar los 30mt) y la supervivencia de la estructura del Temperate House.

Esta semana, como parte de los trabajos de restauración, los encargados optaron por destruir la palma chilena.














En mi opinión la administración de Kew Gardens es responsable de un acto de vandalismo sin precedente. Una acción innecesaria y subrepticia, que vulnera la declaración emitida por el propio Kew Gardens, sobre los principios de la restauración del Temperate House:

'Las plantas de Kew son su tesoro histórico y misión contemporánea'
Queda demostrado que cuando se trata de optar entre un edificio histórico y la conservación de una planta, por importante o antigua que sea, a Kew Gardens no le tiembla la mano para acudir a la motosierra.

Sin duda que al final del proceso de restauración del Temperate House (2018) habrá la debida pompa y circunstancia. Pronto la gran palma chilena será un mero recuerdo; para mí el sentir siempre será que a este edificio, por esplendoroso que sea, le arrancaron el corazón. 



UPDATE: Ver mi correspondencia con Kew Gardens

5 comments:

  1. Esas imágenes del tocón de la palmera chilena son realmente tristes . Aquí, por desgracia, es habitual, pero es una hecho inevitable porque está motivado por la plaga del picudo. Como tú bien dices, lo que ha sucedido en Kew se podría haber remediado. No tiene justificación y comprendo tu rabia e indignación. Un saludo. María José.

    ReplyDelete
  2. Y pensar que siempre pongo de ejemplo a países como Inglaterra pues desde aquí parece que saben valorar más su patrimonio, en este caso botánico… Seguro que hubiera sido posible una solución menos drástica. En fin… lo siento. Un saludo.

    ReplyDelete
  3. Oh no... qué lástima... imagino que no tendrán ninguna palmera chilena del mismo porte casi en ningún lugar de Inglaterra. Con lo especial que es esta especie... Siento que la palmera haya tenido que terminar así sus días. Un saludo.

    ReplyDelete
  4. Es una pena que destruyan una palmera, anteponiendo los intereses de la construcción o reconstrucción, a los de la conservación de la naturaleza y más siendo un ejemplar singular y longevo.
    Entiendo tu indignación y la comparto.
    un abrazo.

    ReplyDelete
  5. An arrogant act of wanton vandalism, The director of Kew should be ashamed.
    Jungle Jas.

    ReplyDelete