Sunday, 21 January 2018

La Casa de los Fantasmas

Click to enlarge
Esta semana visite Ham House en la ribera del rio Támesis, Richmond.

Es una casa señorial, que fue el centro de la vida social y política del siglo XVII en Inglaterra. En la puerta de entrada se encuentra grabada la fecha de su construcción, 1610. Es decir más de 400 años.

Ham House está cargada de historia, su primer propietario fue William Murray, quien tuvo la dudosa distinción de servir como ‘whipping boy’ del futuro monarca James II - a los tutores de la realeza les era prohibido castigar físicamente al príncipe, la sanción se daba a otro niño en su lugar. Así el pobre William Murray amasó fama y fortuna recibiendo palos ‘by proxy’, por así decirlo.

Pero el personaje central de la historia es su hija: Lady Elizabeth Maitland (née Murray), Condesa de Lauderdale. Esta fue una mujer destacada en su época, particularmente por sus actividades pro-monárquicas durante la Guerra Civil (1642).

Elizabeth Murray falleció en Ham House en 1698.

La historia no escrita habla de Elizabeth Murray como la Dama de Negro, que deambula por la mansión en medio de la noche. Su supuesta actividad es tal, que Ham House ha ganado la triste reputación de ser uno de los lugares con más apariciones en Londres.

La mansión está vacia, congelada en el tiempo. Su exterior es frio y adusto. Las líneas y proporciones exactas se repiten en el jardín, dominado por ocho rectángulos de césped. Por ese entonces exhibir un ‘lawn’ de esas dimensiones - notoriamente difícil y caro de mantener - era una manifestación de poder y opulencia.

Decidí entrar a la casa, sin demasiado entusiasmo, pero la curiosidad es fuerte. El interior se encuentra en semipenumbra - unas pesadas cortinas cubren todas las ventanas para impedir la filtración de luz natural y proteger los muebles, pinturas y gobelinos. El espacio es claustrofóbico y en los largos corredores el eco de pasos retumba en los pisos de madera.

El ambiente me fue descrito como ‘eerie’ (sobrecogedor) por un guía, quien en seguida me relató sus experiencias personales con los fantasmas de Ham House.

Ignorando toda advertencia, me detuve ante el gran espejo del aposento de Elizabeth Murray, la Dama de Negro. Dicen algunos que hay que saludar al entrar, ‘good evening my Lady’, por si acaso… También recomiendan no mirar al espejo por miedo al horror que se pueda reflejar.

Yo no vi nada, nada de nada. La única imagen inquietante fue la mía propia, pero esa es otra historia.

De todas maneras respire mejor al salir al aire libre, en la huerta. Es demasiado pronto para apreciar este jardín en su plenitud, solo algunos narcisos y crocus que aparecen tímidamente. Sé que unas pocas flores no hacen primavera, pero a mí me pareció la vuelta a la vida.

Me prometí visitar esta pequeña huerta en Abril/Mayo, cuando espero disfrutar de su colección de tulipanes y la vieja Flor de la Pluma que cubre la Orangerie.

Ya les contare más sobre Ham House, la Casa de los Fantasmas en Richmond.





Buxus sempervirens y lavander - diseño original 1640






















Grabado en la puerta principal: Viva el Rey 1610

Elizabeth Murray

El gran espejo







River Thames

No comments:

Post a Comment