Monday, 8 October 2012

Piet Oudolf en Londres


Piet Oudolf

Ayer asistí a una charla de Piet Oudolf.

El evento, organizado por el Garden Museum, buscaba examinar la experiencia del High Line en Nueva York. Existe interés en desarrollar una iniciativa similar en Londres.

El día resulto memorable por una serie de razones.

En primer lugar fue una oportunidad  de conocer de primera mano, la experiencia del High Line. Joshua David y Robert Hammond, quienes formularon la idea original, se encontraban presentes y su contribución al debate fue de obvio interés.

Se ha escrito mucho sobre el High Line, para mí el punto fundamental fue el énfasis que hicieron sus creadores en cómo al principio carecían de experiencia, financiación y un plan detallado. Solo existía interés en rescatar una parte de la infraestructura histórica de Nueva York, reinventándola para asegurar su conservación.

Hoy el High Line atrae más de 4 millones de visitantes al año – por encima de cualquier otro museo o centro artístico en EEUU. El High Line es, sin lugar a duda, la iniciativa ‘verde’ más exitosa de los últimos tiempos.

Joshua David y Robert Hammond demuestran que es posible partir con poco y con dedicación, organización y entusiasmo, crear algo de valor incomparable.

Robert Hammond, Christopher Woodward and Piet Oudolf

Casi tan interesante fue conocer el Garden Museum. Esta iniciativa, también gestionada por voluntarios, se inicio para preservar una antigua iglesia abandonada, al costado del Palacio de Lambeth. Tengo el propósito de volver al museo y será tema de una futura entrada en el blog.

El plato fuerte fue la participación de Piet Oudolf. Su presentación fue muy sencilla, con gran claridad de ideas. Me llamó la atención la meticulosidad con que Oudolf organiza su trabajo. Su dedicación es absoluta – previo a diseñar el High Line, recorrió por un mes las praderas del Mid West investigando las plantas nativas.

El resultado de esta investigación es su plan de plantas, escala 1:100 dibujado enteramente a mano que desplegado, durante la charla, cubria la nave del museo de un lado al otro. Este plan detalla cientos de combinaciones de plantas, su ubicación y la cantidad exacta de plantas a usar en los distintos sectores.



Oudolf recomienda ‘usar los ojos, no libros’ en la búsqueda del efecto deseado y seleccionar plantas también por su forma y  textura, ‘el color de las flores es efímero, la forma se mantiene en invierno’. En sus propias palabras, su método implica ‘buscar inspiración en la naturaleza’, para obtener como resultado un ‘caos hermoso’.

video

Tuve el placer de conversar con Piet Oudolf, antes y después del seminario y esta conversación es un recuerdo que voy a atesorar. Oudolf es el jardinero mas importante de su generación, es un privilegio tener la oportunidad de conocerle. 

Para más información, ver Quien es Piet Oudolf?

3 comments:

  1. Que lastima no poder ir, y que envidia!

    El proyecto de High Line de NY, es realmente asombroso y la ejecucion y el diseño para quedarse sin palabras, arquitectos y paisajistas han trabajado muy duro para conseguir un gran resultado.

    Pero quizá lo importante del proyecto sea el comienzo y las bases de la idea generadora lo que le da tanta fuerza y lo que harían que una simple copia no obtuviera el mismo resultado.

    Os dejo el enlace a una entrevista que le hicieron a R, Hammond muy interesante donde ademas resalta la labor del fotógrafo Joel Sternfeld que gracias a su reportaje todo comenzó...

    http://ecosnacks.tumblr.com/post/17312225616/how-did-the-high-line-start-una-entrevista-a

    Un saludo

    Javier

    ReplyDelete
  2. Estimado Javier, tienes mucha razon.

    La entrevista es super interesante. Me gusta como Robert Hammond destaca, con mucha lealtad, el rol de Joel Sternfeld. Credit where credit is due.

    Gracias por el comentario y enlace.

    ReplyDelete
  3. Me ha encantado! Gracias por compartir, me hubiera gustado mucho estar allí y poder conocer al genio! jejejejeje

    Un saludo y gracias por este genial post!

    ReplyDelete